loader image

Somos ciudadanos cansados de la delincuencia, la violencia y el vandalismo en sus diferentes formas y motivaciones. Nos unimos para proponerle a la Convención Constitucional que consagre nuestro derecho a la seguridad ciudadana: todas las personas tienen derecho a vivir libres de las amenazas que genera la violencia.

Basta ya de impunidad.

Firma nuestra propuesta y súmate a la inmensa mayoría de chilenas y chilenos que demandamos justicia, protección y reparación.

¿Qué es Primero las Víctimas?

Somos una plataforma ciudadana que reúne, por primera vez en la historia de nuestro país, a quienes hemos sido víctimas de la delincuencia, la violencia y el vandalismo en sus diferentes formas y motivaciones. Nos unimos porque estamos cansados y cansadas de que en Chile se proteja más a los delincuentes y las víctimas seamos dejadas a nuestra suerte, no exista justicia, no exista reparación, no exista un Estado eficiente que garantice el derecho a la seguridad ciudadana, es decir, el derecho a vivir libre de las amenazas que genera la violencia.

¿Qué busca Primero las Víctimas?

Queremos que la voz de las víctimas sea escuchada en todo Chile. Tenemos un solo mensaje: Primero las víctimas, no más protección a los delincuentes, a los vándalos, a los violadores, a los terroristas. Buscamos que la Convención Constitucional garantice el derecho a la seguridad ciudadana, que el Estado tenga la prioridad de proteger a todos los ciudadanos, que se acabe con el garantismo del sistema judicial chileno y se repare a las víctimas cuando el Estado no es capaz de cumplir con este deber constitucional. Necesitamos 15 mil firmas para que se discuta esta iniciativa en la Convención Constitucional.

¿Qué propone nuestra Iniciativa Popular de Norma?

Que se consagre el derecho a la seguridad ciudadana: todas las personas tienen el derecho de vivir libre de las amenazas que genera la violencia y todos aquellos actos que revistan el carácter de delito conforme a la ley.

¿Cómo canalizamos el Derecho a la Seguridad Ciudadana?

  1. Consagrar el deber del Estado de garantizar la seguridad ciudadana, a través de los órganos encargados de ello, frente a situaciones que generen una privación, perturbación o amenaza para la seguridad física o psíquica de las personas, sus bienes, el disfrute de sus derechos y cumplimiento de sus deberes. La Seguridad Ciudadana será prioridad.

  2. Una acción de amparo frente a cualquier privación, perturbación o amenaza de su derecho a la seguridad ciudadana. Es decir, cualquier ciudadano podrá demandar al Estado si considera que el Estado fue ineficiente a la hora de garantizar su seguridad ciudadana. Esto permitirá que el Estado sea más riguroso a la hora de dejar libre a delincuentes o tenga que ser más ágil para enfrentar la delincuencia.

  3. El Estado será responsable de resarcir todos los daños y perjuicios que experimenten la o las personas, como consecuencia de la vulneración a su derecho a la seguridad ciudadana. Por primera vez, las víctimas tendrán reparación cuando se vulneren sus derechos.

  4. El Estado deberá promover la participación ciudadana en la formulación y ejecución de políticas públicas destinadas a la prevención y seguridad de las personas. Garantizamos, de este modo, el principio de cooperación, vital para que el combate a la delincuencia sea más eficiente y eficaz.