Fernando Fuentealba

Fernando Fuentealba

“Mi nombre es Fernando Fuentealba Lobos, soy presidente de la Fundación de Víctimas del Terrorismo de la Macrozona Sur”.

El 2004, Fernando fue a visitar a su familia materna que vivía cerca de la caleta de Quidico; ubicada al norte de la comuna de Tirúa, VIII Región del Biobío.

Se enamoró del lugar y compró un hotel al cual llamó KÜREF.

“Todo iba muy bien, hasta más o menos el 2006 (…) comenzaron las primeras apariciones de hechos violentos, pero que estaban supeditados al área forestal. Comenzaron con algunas quemas de camiones de esa actividad. Nosotros lo veíamos sí con preocupación, porque la actividad del turismo es una actividad súper sensible, y comencé a tener más atención al tema y, a medida que fueron pasando los años, esto se fue cada vez acercando más hacia zonas pobladas; ya no era un tema rural, sino que ya se acercaba a las zonas urbanas y comenzaron las primeras quemas en la localidad de Quidico”, dice.

Fernando comenzó a tener mayor notoriedad pública por su fundación y por diversas reuniones con autoridades.

Lo amenazaron.

Un día, manejando, recibió balazos por el lado derecho e izquierdo de su auto. Fueron disparos con fusiles de guerra.

Y el 13 de mayo de este año, finalmente, quemaron el hotel KÜREF, que por años fue una fuente para el turismo local

“Todos tenemos miedo y eso se los aclaro, yo también tengo miedo. Pero cuando tú lo pierdes todo, cuando pierdes tu proyecto de vida, cuando pierdes tu negocio, cuando pierdes tu calidad de vida, cuando tienes que ser desplazado del lugar donde tú estás viviendo, donde te estás desarrollando económicamente, otra de las cosas principales que pierdes es el miedo, lo pierdes, porque ya no tienes nada más que perder, primero. Y, segundo, tengo una responsabilidad con aquellas personas que no pueden alzar la voz”.